#AdoptaUnaAutora: Anna Starobinets I

anna-starobinets

Retrato de Anna Starobinets de Marina Vidal para #AdoptaUnaAutora

En el río Smoródina las noches no siguen a los días. Había una única noche larga, estacionaria, desesperada.

Masha solía mirar a la luna: solo la luna cambiaba. Menguaba lentamente, se volvía plana y marchita, pero después volvía a hincharse y tomar forma.

Refugio 3/9, p. 293

Anna Starobinets es una autora peculiar. No tanto por su biografía, ni por el género que escribe, sino por la situación histórica y social actual (que, bien pensado, quizá tenga algo que ver con las otras dos cosas).

Nacida en octubre de 1978 en Moscú, es periodista y escritora, y cuenta en su haber con novelas y antologías de relatos de ciencia ficción y fantasía, publicadas en España por la Editorial Nevsky. Su estilo mezcla fantasía, el horror más escatológico y visceral y el realismo y el humor negro que caracterizan a maestros rusos como Gogol, Bulgakov y Dostoyevski. En Occidente se la compara también con autores como Neil Gaiman y Stephen King, y con razón: Refugio 3/9, la última novela de la autora publicada por Nevsky en España, mezcla el folclore tradicional ruso con un retrato fidedigno y muy agudo de las preocupaciones y realidades del tiempo actual.

En la situación de la Rusia contemporánea, en la que cualquier tipo de crítica abierta al gobierno de Vladimir Putin es condenada no sólo con la censura estatal sino que puede llegar a resultar peligroso para la vida de la persona en cuestión, la existencia del género fantástico, tanto en su vertiente más obvia como en su subgénero de ciencia ficción puede llegar a realizar una función primordial: al contrario que en la época soviética, en la que cualquier tipo de obra que se alejara de las directrices del Realismo Socialista, impuestas por el régimen, era rechazada, ahora mismo la fantasía y la ciencia ficción se consideran géneros literarios populares, de segunda, y por lo tanto se establecen en un vehículo maravilloso para realizar análisis y críticas veladas de la situación política y social de la Rusia actual.

Hasta cierto punto, este es el papel que realiza Refugio 3/9. Publicado originalmente en 2006, hace ya diez años, cuando el gobierno ruso actual no se había establecido como la máquina que es ahora mismo, refleja la incertidumbre de aquellos años a través del prisma del folclore ruso. Starobinets identifica la desintegración de la familia con el fin del mundo conocido, y lo filtra a través de un mundo en el que Baba Yaga, los domovoi y Koschei el Inmortal existen.

A lo largo de una serie de reseñas y artículos, me gustaría analizar esta obra, hablar un poco de los cuentos y la tradición de cuentos de hadas que referencia, recomendar un par de obras similares en tema a Refugio 3/9, y, finalmente, echar también un vistazo al resto de la bibliografía de la autora.

Guardar

ANCAJOMA

Bañarse en mar abierto da miedo. Mirar abajo y que el fondo, invisible, se las arregle para devolverte la mirada pone muchas cosas en perspectiva, especialmente cuando solo tienes siete años. De pequeña me aterraba. Todos los veranos hacíamos pequeñas excursiones en la barca de mi abuelo, y yo recuerdo el calor del sol, en la nuca y en la cabeza, el sudor, la brisa marina, que poco hacía por diluir la sensación de asfixia, y el agua del mar, oscura y terrible y fresca, bailando bajo el casco blanco de la lancha. Era una tentación de doble filo, que escondía la promesa de refresco, y un montón de monstruos en la forma de peces plateados y un manto oscuro y danzarín de posidonias.

Con los pies en el plástico rugoso y mojado de la parte de atrás de la barca, yo miraba, dubitativa, mientras mi familia reía en el agua. Siempre caía, aferrada a mi flotador, pero en el segundo que tardaba en poder abrir los ojos, completamente rodeada de agua negra, el mar helado era mi peor pesadilla.

Sigue leyendo